Productos gratis - ¿Se puede emprender sin dinero?

Todos los productos gratis, muestras, ofertas y cosas gratis de España el 2018

¿Se puede emprender sin dinero?

28/03/2018

De repente, todos queremos emprender o alguien nos suelta la cantinela de que la panacea para nuestros males de desempleo se curan con una dosis de emprendimiento. Por supuesto, nosotros, necesitados de un mesías, nos lo creemos a pies juntillas porque si nos lanzamos al ruedo y la jugada nos sale maestra, quizás no solo podamos procurarnos un trabajo a nosotros mismos, sino que también esto nos permita paliar ‘los lunes al sol’ de terceros a través de la contratación.

Por desgracia, muchos desistimos de toda tentativa por falta de crédito para iniciar el proyecto. De hecho, la ausencia de aval despierta las reticencias de los bancos que se han vuelto muy melindrosos a la hora de conceder liquidez y donde antes hubo manga ancha, ahora impera un grifo crediticio que apenas se abre. Sin embargo, algunas de esas ideas brillantes no necesitan un andamiaje millonario para prosperar y salir adelante.

En este sentido, en España contamos con ejemplos recientes de empresas urdidas con muy poco dinero. Así, la emprendedora Mónica Davaldos únicamente precisó de 300 euros para fundar su empresa Loop dedicada al diseño y fabricación artesanal de complementos para hombre como pajaritas o corbatas. Sí, el crédito empleado es incluso inferior al de hasta 900 euros que se puede obtener a través de préstamos urgentes como los que aquí se comparan.

Por lo tanto, no caigas en el error de creer que para emprender siempre es necesario que concurra un gran presupuesto, pues la historia ha avalado sobradamente la teoría contraria; la del emprendedor sin apenas recursos.

Pero volvamos al caso Loop con una emprendedora que no dudó en suplir ese modesto capital con unas tremendas ganas de trabajar, talento y, por supuesto, una buena idea capaz de embelesar al mercado.

Aunque éste es es un caso reciente y circunscrito al ámbito nacional, si rascamos un poco, no tardaremos en hallar orígenes modestos en el ADN de numerosas empresas y marcas internacionales que en la actualidad nos asombran por su grandeza.

No en vano, tras los más florecientes negocios suele subyacer una idea genial sobre la que se apuntala, sin ir más lejos, la cadena estadounidense de bocadillos Subway. Así, corría el año 1965 cuando su fundador Fred de Luca con tan solo 1.000 euros en el bolsillo llevó adelante su proyecto de crear un negocio cuyos beneficios le sirvieran para sufragar sus estudios universitarios. Ese era el propósito que le guiaba y, sin saberlo, acababa de inaugurar una de las mayores compañías de bocadillos. De este modo, Subway se ha enraizado en más de 108 países con 44.000 establecimientos franquiciados y tiene vocación de continuar ampliando la familia.

Desde luego, esta técnica de saltar a la arena emprendedora con poca inversión redunda en una importante ventaja: no hay apenas pérdidas y los riesgos se esquivan. De hecho, dicha manera de enfocar los negocios ya tiene un nombre y, por supuesto, es inglés puesto que los anglosajones son más avispados y raudos que nosotros en esto de bautizar conceptos: bootstrapping.

Sí, así se denomina al emprendedor que decide serlo a pesar de que su cuenta bancaria no simpatiza mucha con su causa, pero considera que con esos pocos cuartos le basta y le sobra para poner la primera piedra.

En este sentido, se consideran practicantes del bootstrapping a mitos de la tecnología como Steve Jobs. Todo un paradigma en eso de jugársela con una apuesta económica muy baja, pero con mucho esfuerzo y talento en la ecuación.

De hecho, Jobs gestó el corazón de Apple desde un garaje donde prodigó los principales mimos y cuidados a su criatura tecnológica para que ésta creciera vigorosa y se convirtiera en lo que es hoy en la actualidad.

Por lo tanto, la historia y la actualidad reciente ya nos han demostrado que ‘Sí, se puede’, dado que el emprendedor no precisa de grandes créditos ni inversiones para forjar su negocio. De modo que tus ahorros, algo de dinero prestado por familiares, amigos o quizás un préstamo rápido como el que puedes hallar en este comparador, pueden servirte para cimentar tu idea.

Otra cauce para sufragar nuestro sueño empresarial son los micromecenazgos -crowfunding-, puesto que quizás nuestra idea sea capaz de despertar el interés de terceros que estén dispuestos a financiarnos con pequeñas cantidades.

Pero antes de cruzar la línea y pasarte al bando de los emprendedores, deberías leer con atención ciertos consejos que te pueden ayudar a elegir bien con quién te casas empresarialmente, pues aunque te puedas divorciar felizmente y sin consecuencias, no conviene elegir a la desesperada a tu cónyuge.

En primer lugar, a la hora de escoger negocio más vale que nos impliquemos en uno que despierte nuestra pasión puesto que le tendremos que consagrar mucho tiempo y el compromiso con el proyecto debe ser alto. Aquí nos vamos a permitir citar a los emprendedores de la red social Erasmusu.com, cuya experiencia como fundadores de esta empresa ilustra a la perfección nuestro caso de emprendedores sin recursos: “Tu gasolina inicial va a ser el optimismo: asegúrate de tener el depósito lleno”.

Por supuesto, hay más sabiduría en el texto que se puede encontrar online y os emplazamos a leerlo puesto que condensa muy bien los avatares de un negocio sin inversión.

Otra de las parcelas que pueden abocar tu negocio al éxito más absoluto -o al fracaso- es el empleo de las nuevas tecnologías, ya que éstas ofrecen un canal de promoción barato y de gran eficacia. De hecho, seguramente internet ha democratizado el emprendimiento y rebajado sus costes pues para obtener una web o una presencia en la red ya no se requiere de un gran capital, sino que existen incluso plataformas gratuitas con las que podemos confeccionar nuestro sitio.

No olvides estudiar bien a tu cliente, al mercado y apuntarte a cursos gratuitos, pero interesantes, que te puedan ayudar a mejorar tus habilidades de emprendedor.

Por supuesto, esto no es una carrera, sino una maratón donde debes mantener el tipo hasta el final y no perecer extenuado en los primeros kilómetros del camino. Pero, sobre todo, disfruta de la aventura de emprender. Solo así lograrás el éxito.


Ver original en promoahorro.com



Productos gratis